FOBIAS MIEDOS Y TRANSTORNO OBSESIVO COMPULSIVO

 

   
Fobias y Miedos

Acrofobia

Acuafobia

Aerofobia

Agateofobia

Agorafobia

Aicmofobia

Ailurofobia

Aliumfobia

Amaxofobia

Androfobia

Antropofobia

Aracnofobia

Astrafobia

Autofobia

Bacteriofobia

Belonefobia

Bogifobia

Carcinofobia

Cardiofobia

Catoptrofobia

Cibofobia

Claustrofobia

Coitofobia

Colpofobia

Coulrofobia

Crisofobia

Demofobia

Dentofobia

Dismorfofobia

Efebifobia

Emetofobia

Entomofobia

Equinofobia

Eritrofobia

Erotofobia

Espectrofobia

Fagofobia

Filofobia

Fobia Social

Fobofobia

Geliofobia

Gerontofobia

Ginecofobia

Ginofobia

Glosofobia

Hemofobia

Heterofobia

Hidrofobia

Hipengiofobia

Hipofobia

Homofobia

Hoplofobia

Iatrofobia

Islamofobia

Judeofobia

Lalofobia

Ligirofobia

Meningitofobia

Mirmecofobia

Musofobia

Necrofobia

Negrofobia

Neofobia

Nictofobia

Nosofobia

Nudofobia

Obesofobia

Ofidiofobia

Parturifobia

Pedofobia

Pnigofobia

Ranidafobia

Rupofobia

Selacofobia

Sexofobia

Socerafobia

Somnifobia

Tafiofobia

Tanatofobia

Tapefobia

Tetrafobia

Trihexafobia

Triscaidecafobia

Tropofobia

Urofobia

Virginitifobia

Xenofobia

Zoofobia

¿Qué es una fobia?

Tratamiento de fobias

Tratar las fobias

Ataques de Pánico

Qué es Ataque de Pánico

Proceso

Síntomas

Fisiología

Psicología

Cómo afrontar el panico

Tratamiento

T.O.C.

Qué es TOC

Causas TOC

Tipos de TOC

Tratamiento TOC

Doble moral del obsesivo

Variantes del TOC

El Tiempo y el TOC

La soledad del TOC

Contagio del TOC

Angustia TOC

Trastornos de Ansiedad

¿Qué es TA?

Manifestación del TA

Síntomas TA

Tratamiento TA

Agorafobia

Ansiedad ante extraños

Ataque de pánico

Burnout (síndrome)

Crisis nerviosa

Estrés

Fatiga de combate

Fobia

Miedo al éxito

Miedo escénico

Mutismo selectivo

Neurastenia

Neurosis de angustia

Neurosis de guerra

Sindrome del nido

Síndrome del superviviente

Trastorno de ansiedad

Trastorno de ansiedad generalizada

Trastorno de ansiedad por separación

Trastorno por estrés postraumático

Trauma psíquico

Síndrome de Ulises

EMETOFOBIA - ¿QUÉ ES? SINTOMAS Y TRATAMIENTO

La emetofobia es un miedo irracional y anormal al vómito, al vomitar y al ver a otra persona vomitando.
 

Muchos emetofóbicos no pueden llevar una vida normal a causa de su fobia, algunos lavan excesivamente los alimentos para que no quede presente alguna bacteria en el alimento que los pueda hacer vomitar.

Algunos también evitan estar solos con niños pequeños por esto mismo, también evitan reuniones donde el alcohol está presente, algunas mujeres emetofóbicas evitan quedar embarazadas debido a que este estado puede causarles vómito.

Se dice que el 6% de la población teme vomitar, pero solamente en casos extremos se habla de emetofobia. Quienes padecen de esta fobia temen tanto vomitar ellos mismos o bien estar cerca de alguien que vomite. En los casos más severos, los fóbicos evitan ir a comer afuera, socializar y asistir a fiestas o reuniones. Es posible incluso que dejen de comer y por eso a menudo se los diagnostica con anorexia (por supuesto que no bulimia, trastorno caracterizado porque la persona se autoinduce el vómito).

Los emetofóbicos pueden recurrir a situaciones extremas para evitar ver que alguien vomite. Esta fobia es una limitación para la vida en muchos casos, ya que no se siente solamente cuando la persona está enferma del estómago, sino que el miedo a vomitar es constante y puede afectarlos día y noche. Las sensaciones de malestar pueden reportarse entre 5 y 30 veces al mes, y esto puede llegar a generar un ataque de pánico cuando se convencen de que efectivamente vomitarán.

De hecho, vomitan rara vez ya que suelen contener las náuseas: muchos emetofóbicos se jactan de haber vomitado por última vez muchos años atrás, e incluso aguantan el embarazo u operaciones complicadas sin llegar a vomitar. Evitan estar cerca de los niños y algunos se declaran incapaces para cuidarlos, ya que los niños vomitan con más frecuencia que los adultos. Algunos incluso evitan tener mascotas porque temen contagiarse de ellos alguna enfermedad que los haga vomitar.
A la vez, se vuelven obsesivos con la comida: evitan ciertos ingredientes porque les parece que pueden acarrearles una intoxicación, o determinadas comidas porque las relacionan con un episodio de vómito en la infancia.

Pueden pasarse horas en la verdulería eligiendo los productos, y lavarse obsesivamente las manos luego de siquiera haber pisado una carnicería.
En otros casos, el emetofóbico teme que otro vomite, entonces están constantemente preocupados por encontrarse cerca de ellos en ese momento y vomitar ellos mismos también. Como consecuencia, evitarán determinadas situaciones sociales que las personas que no padecen de esta fobia experimentan normalmente: salir a tomar algo, comer en un restaurante, subirse al transporte público, ir de vacaciones por miedo a vomitar ellos o que alguna persona de su entorno lo haga.

La emetofobia puede llevar a padecer otras fobias, por ejemplo la agorafobia (el miedo a los espacios abiertos) y condiciones como el comportamiento obsesivo compulsivo al temer que los gérmenes estén en todos lados.
En la actualidad hay poca investigación hecha sobre la emetofobia y puede ser muy difícil de tratar, ya que los pacientes temen que con un tratamiento de exposición gradual temen vomitar ellos mismos. De hecho, se ha llegado a la conclusión de que este tipo de terapia no resulta adecuada, sino que se prefiere un tratamiento cognitivo conductual. Algunos recurren a los antidepresivos e inclusive hay casos de gente que se cura vomitando, tanto en forma natural como inducida.

Las limitaciones para estos pacientes pueden llegar al extremo de que hay mujeres que interrumpan sus embarazos, o bien, queriendo tener hijos temen los vómitos matinales o que el hijo se enferme y les vomite. Otros han rechazado tratamientos de cáncer, como la quimioterapia, debido al malestar y a los vómitos que produce.  Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook